19th Ave New York, NY 95822, USA

Un viaje, dos pies y tres musicales en Madrid

Hace mucho tiempo en un 2020 muy lejano…

El que lee eso ni se lo cree. Por supuesto estoy hablando del 2020 antes de marzo donde todavía se podía ir a la calle después de la 5:00 p.m..

En la segunda mitad de febrero tuve la gran oportunidad de visitar mi tierra madre de España (inserte aquí montaje patriótico con la bandera española) que me permitió volver a conocer la patria de mi abuelo quién es uno de los responsables que hoy en día este metido en el “artitaje”.

Varias semanas después de comer croquetas en cada lugar que iba llegamos a Madrid, y además de visitar museos y explorar la ciudad con mi madre (que no paga un taxi ni que se lo regalen porque “así no es que se conoce”) mis piernas estuvieron a punto de rendirse hasta que vi La Gran Vía, es decir, el Broadway de Madrid. Como entenderán yo no camino ni a la esquina, pero por un musical camino más que aquel peregrino de Puerto Plata.

Por suerte pude ver tres musicales en los cuatro días que estuve en Madrid: Anastasia, Billy Elliot y La Jaula de las Locas (La Cage Aux Folles). Pensé comprarlos en el concierge del hotel, pero solo tenían Lion King, y eso con verlo una vez es más que suficiente; entonces decidí escribirle a mi amiga Natalia que vive allá que me recomendó comprar las boletas en El Corte Inglés. Un palo. Las señoras que me atendieron fueron muy simpáticas, pude seleccionar mis asientos y ya estaba listo para disfrutar del teatro español.

Ya, luego de la introducción vamos a lo que querían saber, mis reseñas:

Anastasia

Este es el primer musical que veo en España, y andaba con muy pocas expectativas sobre él mismo. ¿Por qué? Porque las reseñas de la producción de Broadway no fueron las mejores; hasta un punto que le llamaron “Anestesia”, pero iba recomendada por varios amigos y se llevó varios premios de teatro musical en España, así que me tire al precipicio oscuro de “volvamos esta película de niños un musical, porque dinero”.

¿Honestamente? Estuvo bien, cambiaron el orden de algunas canciones como Journey to the Past que fue de ser un simple “I want song” a ser el cierre del primer acto. Agregaron otras como Still y The Neva Flows que son para Gleb (Rasputín), el militar soviético cuyo padre fue de los responsables de ejecutar a la familia real y él quiere terminar la tarea matando a Anastasia, pero se ve en conflicto con la idea al tener sentimientos por la princesa, lo cual lo detiene una vez se le presenta la oportunidad.

Lamentablemente el cambio de la historia y el intento de extender el musical a una experiencia de dos horas o más afecta más de lo que uno piensa. Yo personalmente le hubiese quitado como 7 canciones al musical especialmente en el segundo acto donde hay una historia de amor entre Vladimir y Lily que lo único que hacen es distraer de la trama y solo sirven de relleno. También el clímax de la historia cuando Gleb al fin encuentra a Anastasia dura 10 minutos más de la cuenta. 

En cuanto al aspecto técnico los vestuarios son hermosos, el elenco es excelente y hay un uso creativo entre la escenografía y la pantalla LED que utilizan para fondos, que personalmente no me gustan porque le restan a la magia que producen las escenografías construidas (para referencias busquen la escenografía del revival de She Loves Me del 2016). Por suerte la calidad de la producción la salva de su sobre extendida trama que lo hace una noche muy bonita para ir en familia o con un grupo de amigos y no volver más.

Billy Elliot

Ahora esto sí es un musical. Billy Elliot, es el musical con música del Sir Elton John, libreto y letras de Lee Hall, y dirigido originalmente por Stephen Daldry. Esta cuenta la historia de un muchacho (Billy) de clase media que durante la huelga de mineros de la administración de Margaret Thatcher descubre su pasión por el ballet. Esto crea un conflicto interno y externo donde se ven a prueba su amor por las artes escénicas y su núcleo familiar. Cabe destacar que la obra tiene tramas donde se rompen los tabúes sobre el ballet, los roles y expresión de género y las artes como una carrera profesional legítima.

De principio a fin es un ejemplo perfecto de cómo desarrollar un musical. Cada segundo de la pieza es aprovechado para contar la historia, crecer los personajes y extender el mundo donde se desarrolla la historia dentro del contexto de una ciudad del norte de Inglaterra en huelga.

La obra brilla en cada uno de sus aspectos, pero creo que donde siempre me robará los chelitos es en el momento que Billy canta Electricidad, que explica lo que siente al bailar. Ceo que a todo el que le apasiona el arte se siente identificado.

Para suerte de nosotros Billy Elliot la versión inglesa del 2014 está plasmada para la posteridad en DVD y en la plataforma digital BroadwayHD, denle para allá que pueden ir con confianza.

La Jaula de las Locas (La Cage Aux Folles)

¡Otra joya! Una puesta en escena espectacular con música y letras del legendario Jerry Herman y libreto del gran Harvey Fierstein. Cuenta la historia de Albin y Georges, una pareja felizmente casada donde Georges es el anfitrión de un cabaré de drag queens en el que Albin es la estrella como la gran Zaza. Se enteran que su hijo Jean-Michel se va a casar con la hija de un político de ultraderecha y los ha invitado a cenar para conocer a su familia, pero Jean-Michel no quiere que Albin esté presente porque teme a que sus suegros se nieguen al casamiento porque su familia no es “normal”.

Esta comedia pone en cuestión las percepciones sobre qué define un núcleo familiar. Además de ser una hilarante puesta en escena con grandes momentos cómicos y dramáticos, especialmente con el numero “I am What I am” donde Albin no se deja intimidar por ideas retrogradas impuestas por la sociedad y crea un momento poderoso donde deja claro que está ahí para quedarse.

Algo que me pareció genial fue que el Teatro Rialto es un teatro pequeño, lo que hacia sentir la puesta en escena mucho más genuina al parecer un cabaré de verdad. 

Lamentablemente La Cage Aux Folles no está grabada profesionalmente, y la producción española ya cerró, pero pueden buscar The Birdcage, una película estelarizada por Robin Williams y Nathan Lane inspirada en la obra de teatro que se basa el musical.

Tuve mucha suerte. Estas fueron las últimas puestas en escena que vi antes de la pandemia. Incluso, fue la última vez que pude ir al teatro. Pero no pierdo las esperanzas con poder volver. El teatro siempre estará ahí para abrazarnos y decirnos que todo estará bien.

En los canales de YouTube de The Show Must Go On, el National Theatre de Londres, y en las plataformas digitales del Metropolitan Opera, BroadwayHD y Broadway On Demand, están colocando contenido gratis y disfrutar de sus extensos catálogos de obras.

Hasta la próxima, querido teatro.


Entradas relacionadas

Comentarios (1)

👏🏻👏🏻👏🏻

Dejar un comentario