19th Ave New York, NY 95822, USA

Tootsie: From my view

Y luego estaba corriendo mientras subía las escaleras del Marquis Theater. Era el día de mi cumpleaños y no tenía más planes además de comer todo el tiempo. Hasta que un amigo me escribe para felicitarme, y de paso decirme que ganó la lotería de Tootsie y que de regalo de cumpleaños me iba a dar su boleto. ¿Qué mejor regalo que ir a ver a Santino Fontana?

Realmente ya tenía planes con mi familia -quienes se unieron al viaje a último momento- para visitar entre el parque de los inmigrantes para ir a ver la Estatua de la Libertad, visitar el famoso toro de Wall Street, y tratar de buscar a la niña pero nunca la encontramos. Nos pasamos la mañana en el World Trade Center y viendo el otoño. Entonces cerca de la 1 de la tarde me despido de mi familia para ver el show a las 2, pero ya estaban cansados y querían irse a comer, así que no fuimos todos juntos.

No sé por qué pero mi hermano ni mi mamá entendía como pasar la tarjeta del metro, lo que nos atrasó unos 20 minutos. Para ir desde Ground Zero a Times Square toma unos 25 minutos más según Google Maps, y ya estaba comenzando a sudar porque cómo es posible que nunca llego a tiempo para ninguna obra. Así que otra vez estaba yo corriendo, más porque mi otro hermano me dijo la dirección mal de hacia dónde tenía que correr ya que al salir del metro el location se distorsiona un poco.

Un paseo por el subway

Entre mi amigo en la puerta estirando su mano para darme la boleta, y mi otro amigo felicitándome de mi cumpleaños, subo las 500 escaleras – o al menos así lo sentía con la adrenalina -, para ver si aceptaban late seating en el teatro. Ya había comenzado la obertura, pero justo al sentarme sube la cortina. Comienza el opening bastante gracioso sobre como siempre hay varias personas mientras caminas en Nueva York – pues así medio me sentía mientras corría – para darme cuenta con la primera linea de Michael Dorsey, que no era Santino. Reviso mi Playbill y efectivamente, me tocó papelito blanco.

Papelito blanco es una forma graciosa de decirle a un papel que se encuentra dentro del programa de mano que dice algún cambio dentro del elenco para esa función. Generalmente cuando es un actor principal lo anuncian en una pizarra fuera del teatro, pero al estar corriendo me preocupaba más buscar mi asiento y no vi nada. Así que me toco papelito blanco para el actor principal quien con este musical es que había ganado el Premio Tony este año. Ya no me quedaba más que disfrutar del guion y reírme un poco.

El musical fue increíblemente gracioso, más porque me rio de los chistes más bobos que pueden pasar. Ganador a Mejor Guion en los Premios Tony de este año, tiene un pequeño conflicto la historia en sí que trata de un joven que como hombre no consigue ningún papel de actuación y decir cambiarse a Dorothy Michaels y consigue el estrellato. Cuando la película bajo el mismo nombre salió en el 1982 tal vez la historia en sí no tuvo tanta crítica como lo hace en el 2019, cuando se puede interpretar que al ser mujer busca trabajo de una forma más fácil que un hombre cuando es todo lo contrario. Al ser una comedia incluían en el texto este mismo problema, que incluso casi al final el actor principal decide “renovar su contrato” dentro de la obra si a la “actriz principal de la obra” le pagan igual que a su compañero de trabajo.

Aunque estaba con el corazón a mil y no pude ver a uno de mis actores favoritos ever – aunque ya lo vi en Hello, Dolly! – me reí más de lo que pensaba, y fue un feel good musical. Además de que el Marquis Theater es un teatro bastante cómodo al ser por igual un Hotel Marriott, tienen una pared con varios posters de musicales donde me entretuve en el intermedio. Al final del musical tenían a la venta un CD de música navideña cantada por los musicales que están abiertos ahora mismo para recaudación de fondos de Broadway Cares Fight AIDS, así que mis familiares y amigos que entran a la habichuelita – nombre carismático para mi carrito – para cuando arranque con el espíritu navideño. Ya les cuento más sobre como siguió mi viaje…

Entradas relacionadas

Comentarios (1)

[…] a Alex Brightman desde hace años, y admito que tenía un poco de miedo de que me pase otra vez el papelito blanco. Me encantó ver a Leslie Kritzer, de verdad que se roba el show. Yo sé que digo esto de casi […]

Dejar un comentario