19th Ave New York, NY 95822, USA

The Cher Show: from my view

La primera parada de mi viaje fue The Cher Show. Cómo les había explicado en el post anterior, había comprado estas boletas en San Valentín. Honestamente, no estaba en mi top de musicales por ver de la temporada, pero ¿cómo me iba a perder a Stephanie J. Block?

Estoy en fila para entrar a la obra, y lo primero que noto es que entre yo y el resto del público tienen que haber 30 años de diferencia. ¡Sin mentirles! Hasta tenía un relajo de que el 95% de las personas presentes eran mayores de 50, el otro 3% eran los esposos de las doñas que fueron obligados, y el otro 2% éramos yo y mi novio. Aunque no era como si un miércoles a las 2 p.m. iba a esperar algo diferente.

Luego comienza la función. ¡Se me salieron los cadillos con la iluminación! No me podía esperar menos de un musical de Cher, pero ¡qué vestuarios! Hechos por su mismo estilista, Bob Mackie, que incluso, yo pensaba que eran réplicas, ¡pero son las piezas originales! Lo mejor fue el movimiento en escena. Solo utilizaron tres pantallas, y contaron la vida de unas de las cantantes más influenciadoras de los Estados Unidos.

En el intermedio, al parecer una fila de señores estaban hablando durante el primer acto. La persona atrás de ellas llamó al manager y empezó a decirles super alto para que hasta el mismo elenco en el camerino la puedan oír, que ellas no tenían “theater etiquete”, que estaban siendo “disrespectful“, y “you’re bothering everyone here“. A lo que la doña le respondió con acento ruso “if you don’t like it, you can leave”. Mi lado latino empieza a comer boca a ver como va a terminar la pelea. La usher le llama la atención, pero en el segundo acto sigue hablando. Comienzan a pelearse al punto que nisiquiera pude oír una escena.

Yo misma estaba un poco incómoda con el público, ya que de un lado tenía una doña abriendo una menta y del otro lado un señor que después de cada canción veía la hora en su celular – creo que era parte del 3% de los esposos obligados – pero estoy acostumbrada a ignorar esos detalles y seguir viendo la función.

Pero volviendo al musical, está nominado a tres Premios Tony en las categorías de Mejor Actriz (Stephanie J. Block), Mejor Vestuario (Bob Mackie) y Mejor Iluminación (Kevin Adams). Mi escena favorita fue Song For The Lonely, al cambiarle el sentido a la canción. Aparte de claro, ver a Stephanie J. Block en escena, ¡toda una experiencia! Ella estaba en mi lista de: personas que tengo que ver antes de… buscarme otro hobby.

Si no has ido a un musical de Broadway, es común al terminar el show ir al famoso Stage Door. Es una puerta, literal, de donde entran y salen los actores. Cuando ya ellos se van para sus casas o vivir sus respectivas vidas personales, puedes hablar con ellos, tomarte fotos, y te firman lo que quieras.

Algo que siempre hago cuando llego al teatro, es primero buscar donde está el Stage Door. Esto es porque siempre se arman molotes, y al tenerlo identificado puedo ir de una vez desde que termine.

Stage Door del Neil Simon Theater

Entradas relacionadas

Comentarios (1)

[…] la obertura. El ver a Benanti en escena fue una experiencia que nunca olvidaré. Ella estaba en la lista de personas que tengo que ver antes de buscarme otro hobbie. No pensé que tenía que escuchar otro […]

Dejar un comentario