19th Ave New York, NY 95822, USA

¿Se representa la comunidad LGBT+ en los musicales?

Sí, creo que la respuesta es un poco obvia. Junio es el mes del orgullo LGBT+, y al ser el teatro una de las comunidades más abiertas dentro del mundo artístico, celebran este mes en Broadway colocando la bandera en todos los Playbills que se estén presentando. El 2020 es un año diferente, donde por primera vez desde el 2014 no hay programas de mano para poder celebrar el #PrideMonth.

Las artes escénicas nacieron por la necesidad humana de expresar sus sentimientos a través del arte. En la mayoría de las producciones -musicales o obras de teatro- presentan un personaje que forma parte de la comunidad (Hänschen en Spring Awakening, Emcee en Cabaret, Princeton en Avenue Q o Dr. Frank-N-Furter de The Rocky Horror Picture Show), pero no necesariamente la trama gira en torno a un personaje de la comunidad. Al inicio se utilizaban de forma satírica, o para representar algún trastorno de la misma, no representada como una persona igual a todos. Por esto, en este blog quiero dedicarme a musicales cuya trama gira en torno a un personaje LGBTQ+.

En el teatro se ha avanzado con respecto a la representación de la comunidad, bastante diferente a como hacen los medios. Si te interesa saber más de este tema, te recomiendo un documental en Netflix titulado “Disclosure“, que habla sobre la representación de la comunidad trans en el cine y la televisión estadounidense. En los últimos años la aceptación y las oportunidades van creciendo, principalmente a partir de los años 80, pero estas son mis favoritas:

La Cage Aux Folles (1983)

Producción original de LCAF.

Sobre este musical ya habíamos hablado de en este blog, pero siempre es bueno repetirlo. Cuando este musical estaba en pre-producción generó controversia desde el inicio. No por su tema (ya que la idea de hacer el musical vino por el éxito de la película) sino porque Allan Carr pagó una cuatro veces más que por lo general cuestan los derechos (y solo consiguió los del libro), y por haber despedido a todo su equipo por quererse aprovechar de su dinero. Por esto, le dio la oportunidad a Jerry Herman y Harvey Fierstein de trabajar para él.

Según historiadores del teatro como John Kenrick, La Cage junto a otros musicales crearon un fuerte peso en el Broadway de los años 80.

Falsettos (1992)

Falsettos es una fusión de dos musicales por William Finn y James Lapine. El primer acto es March of the Falsettos (1981) y el segundo es Falsettoland (1990). Ambos cuentan la historia de Marvin, un hombre judío que deja a su esposa e hijo por Whizzer, su pareja. Uno de los temas qué tocan es la identidad judía, el rol de los géneros dentro de la vida homosexual, y los prejuicios de la sociedad americana de los años 70 y 80. Me encanta este musical por tomar de una forma tan sutil el tema del VIH-SIDA que en los años 80 era muy peligroso de conversar. No se menciona durante el musical el nombre de la enfermedad, pero todos sabemos lo que está pasando.

Si quisieras verlo completo, en el 2016 hicieron un revival en el Lincoln Center el cual está disponible en diferentes plataformas digitales. Este revival ha sido bastante aclamado por los críticos, principalmente por la actuación de la ganadora del Tony, Stephanie J. Block.

Fun Home (2015)

Ganador de cinco Premios Tony, incluyendo Mejor Musical en el 2016. Este es el primer musical en ganar con una lesbiana como protagonista. Basando en el memoir de Alison Bechdel, cuenta la historia de cómo descubrió su sexualidad desde niña y su relación con su padre. El nombre de Fun Home viene porque la familia tiene un negocio de funerales. Cuando Bechdel decidió decirle a su padre Bruce quién era, descubre que Bruce también es homosexual pero tenía relaciones con menores de edad. Alison se entera que Bruce sufre un accidente, pero investiga al sospechar que fue un suicidio.

Mi canción favorita es “Changing My Major“, cantada por Alison cuando es una joven adulta en la universidad y conoce a Joan.

The Color Purple (2005)

El libro ganador del Premio Pulitzer y luego adaptado al cine de 1985, El Color Purpura trata la vida de Celie, una joven afro-americana que fue abusada por su padre en el sur de los Estados Unidos. Además de tratar temas como clases sociales, abuso domestico, abuso sexual, religión y raza, cuenta una historia de superación personal. El revival del 2015 es bastante aclamado por su diseño de producción y espectaculares actuaciones por la ganadora del Tony por este musical Cynthia Erivo.

Tal vez pensarás que el tema LGBT+ no está muy marcado, pero el color morado (purpura, lila) significa la atracción de ambos sexos o la bisexualidad. Con el personaje de la cantante Tracy Chapman, conocemos la primera historia sobre lesbianas escrita por una mujer (y de color) que ha sido elogiada y transportada a todas las manifestaciones del arte. Aquí puedes observar la presentación del 2016 del musical:

The Prom (2018)

Había escrito sobre este musical cuando lo fui a ver en el 2019. Una propuesta enfocada en un público más juvenil, que por lástima no duró mucho en el escenario de Nueva York. Trata sobre dos productores que buscan hacer una acción social para cambiar su imagen, y ayudan a una joven que fue negada participar en su baile de graduación por ser lesbiana.

Es bastante graciosa y con música muy pegajosa, pero el personaje de Emma (la chica que fue negada ir a su prom) no nos trae algo nuevo de qué hablar. Coincido con algunos críticos del teatro donde consideran que el personaje es simplemente una chica lesbiana, y nada más. Lo único que sabemos de ella es que vive con su abuela porque sus padres la sacaron de la casa, y solo es mencionado en una escena y no vuelven a desarrollar nada más de ella. Se concentran más en los personajes de los “adultos” que de los adolescentes, pero esta canción sobre la aceptación social es bastante poderosa como para no compartirla:

Kinky Boots (2013)

Con música y letra de Cyndi Lauper y libro de Harvey Fierstein (sip, el mismo de La Cage). Este musical está basado en la película del 2005, y cuenta la historia de una fábrica de zapatos que está a punto de quebrar, hasta que se les ocurre hacer tacones para hombres drag. Como entenderán, los hombres por lo general son size más grandes y por su contextura pueden ser más pesados, y el taco necesita ser más resistente. Además que no necesariamente los tacones que te sirven y te funcionen sean bonitos. Este musical está inspirado en la vida real de Steve Pateman.

El personaje de Lola, la drag queen que incentiva el cambio en la fábrica de zapatos, es interpretado por Billy Porter, quien gano el Tony por este trabajo. En una escena Lola le cuenta a Charlie, el heredero de la fábrica, que su padre era boxeador y un día llegó a la práctica vestido de drag, y desde entonces no se han vuelto a hablar. Esta escena emotiva se encuentra con la canción “Not My Father’s Son“:

Si quisieras ver este musical grabado de forma profesional, la versión del West End del 2018 se encuentra disponible en diferentes plataformas digitales. Súper remendado este musical.

Hedwig with the Angry Inch (1998/2014)

Niel Patrick Harris en la producción del 2014, ganador al Tony como Mejor Actor.

¿Por qué tiene un slide? Porque en 1998 abrió Off-Broadway y en el 2014 en Broadway. Como yo considero que Off-Broadway es un escenario igual de importante, 1998 it is. Este musical realmente no es de mis favoritos, simplemente no he conectado con el, pero poco a poco le he cogido cariño.

Tiene un estilo de rock, y trata la historia de Hedwig, el cantante principal en una banda ficticia alemana. El musical es en torno a un concierto donde se cuenta la vida de Hedwig, un personaje trans, pero la operación no salió tan exitosa y por eso tiene un “angry inch”. Por lo general el personaje de Hedwig lo interpreta un hombre, y el de su pareja Yitzhak una mujer, aunque en los diálogos a Hedwig se le refiere como ella y a Yitzhak como el. La película del 2001 es bastante fiel a la historia y es la mejor versión grabada profesionalmente del musical.

Tengo pendiente escribirles sobre la diferencia entre Off-Broadway y Broadway, por ahí viene…

Everybody’s Talking About Jamie (2017)

Este es uno de mis guilty pleasures. Un musical del West End que hasta ahora no se ha presentado en Broadway. Cuenta la vida de un joven, Jamie, que su sueño es ser un drag queen, pero sufre de bulling en su colegio por su sexualidad. Diferentes artistas han trabajado en este musical, entre ellos Bianca del Rio y Michelle Visage de Rupaul’s Drag Race. El musical fue inspirado en un documental de un joven llamado Jamie que es drag queen desde los 16 años.

Por suerte, la producción inglesa decidió grabar la producción original y está disponible en plataformas digitales. Hay rumores de la adaptación de este musical en película supuesta a salir en el 2020, pero por la pandemia la producción está en pausa. En lo que volvemos a la normalidad, aquí les muestro una de mis canciones favoritas que es parte del opening:

https://www.youtube.com/watch?v=M7C3FuFWDdw

The Boys in the Band (1968)

Porque no solo en los musicales se toca este tema, me doy la libertad de escribirles sobre una de mis obras de teatro favorita. Escrito por Mart Crowley y presentado únicamente en 1968 y en el 2018, trata sobre un grupo de nueve hombres gay que se juntan a celebrar un cumpleaños mientras cuentan sus vidas. En los años 60 no era bien visto presentar la homosexualidad en el escenario, y de serlo sería bajo los estereotipos, pero aquí simplemente eran hombres (excepto por Emory). Sin plumas, sin tacones, sin maquillaje. Hombres que viven en Nueva York, hablando sobre el amor. Es una pieza bastante activista sobre la actitud de las personas cuando suponen lo que debe ser una persona homosexual.

El título de la obra viene por una linea de la versión de Judy Garland de la película A Star is Born, cuando dice “canta solo para ti y los chicos de la banda“. Existe una secuela, The Men from the Boys, pero no he encontrado ese guion para leerlo. El crítico Peter Filichia observa que esta obra ayudó a los activistas de Stonewall de 1969.

Aquí es donde yo misma rompo mi regla de no hablar de un personaje. Por eso solo les mostraré este monolog de Paul de el musical A Chorus Line. Este monologo pueden encontrarlo en el documental “Every Little Step” que se encuentra disponible en Amazon Prime Video. Y los dejo con esta belleza del teatro.

Dejar un comentario