19th Ave New York, NY 95822, USA

Cuando las fronteras se abran, el circo te espera

Nueva York.- Cuando la noche cae, la ciudad despierta. Nueva York, con sus luces, movimiento constante, espacios multiculturales y el ambiente perfecto, te invita siempre a descubrir nuevos espectáculos. Nosotras queremos invitarte a que descubras el Big Apple Circus en la ciudad que nunca duerme.

En el centro de la metrópoli, con el río Hudson adornando la noche y el emblemático Lincoln Center al lado nos encontramos con esta magnífica carpa roja que parece retroceder en el tiempo y destacarse con una magia singular entre el concreto y el acero. 

El circo de Nueva York te invita desde que llegas a disfrutar con alegría un espectáculo para todas las edades. Un pasillo largo te conduce hacia una sala donde el olor a palomitas recién hechas y algodón dulce reina.

En un espacio cercano y acogedor se desarrollará un circo de atrapadas aéreas, equitación acrobática, actos de equilibrio en un cable tan fino como el hilo de coser, acrobacias en una barra, saltos mortales desde una rueda en movimiento, dúo de equilibrio manual, piruetas de gatos hermosos y un acto final lleno de baile, movimiento, saltos y grandes maniobras. 

Admitimos que se nos fue imposible pararnos del asiento, porque entre la preparación de cada acto el circo tiene una jefa de pista o anfitriona, Storm Marrero, que con una voz talentosa acompaña a los espectadores. 

Aunque Marrero tiene un rol principal que desarrolla con gracia, la estrella de la noche es Amy Gordon quien encarna el personaje de un ave. Durante toda la noche Amy se ganará las risas y los aplausos del público por desarrollar su personaje con tanta energía y sentido de la verdad. Ella sin grandes saltos ni acrobacias se lleva el premio de la noche, la que todos recuerdan al salir del circo, la que los niños adoran, la que demuestra que todos los papeles son importantes.

No vamos a mentir, el circo de Nueva York tal vez carece de las extraordinarias habilidades técnicas y las grandes producciones de otros circos reconocidos mundialmente, pero cuenta con un capital de talentos magníficos que desarrolla con gran elegancia cada movimiento haciéndonos creer que es fácil dar una vuelta en el aire encima de un caballo o hacer acrobacias junto a otra persona a pesar de estar en una situación de discapacidad. 

Si eres de lo que no irías por los animales, te entendemos, nosotros casi dejamos de ir por esa razón, pero la verdad es que los caballos y gatos están en condiciones óptimas y cuentan con profesionales que velan por su salud. 

Big Apple Circus es una opción refrescante para disfrutar en familia que te mantendrá toda la noche con risas y la respiración contenida ante un salto mortal. Cuando las fronteras se vuelvan abrir y esta pandemia del Coronavirus pase, el circo de Nueva York te espera. 

Consejito: Verás bien desde cualquier fila que elijas, solo asegúrate de estar más en el centro.

Dejar un comentario