19th Ave New York, NY 95822, USA

Behind the Bee: como producir en República Dominicana.

Un musical no se hace de un día para otro, y menos en República Dominicana donde las artes escénicas no son prioridad. Pero como dice Sondheim, si haces algo que viene de ti será algo nuevo y bueno.

La vida me enseñó que así como hay cosas que pasan por algo, hay otras que por algo no pasar. Mientras tanto, yo elijo confiar.

Cultura Positiva

Una de mis películas favoritas de todos los tiempos es The Producers. Algo tiene esta comedia de Mel Brooks que me hacía soñar con convertirme en Max y Leo. Muchos años después entré al mundo de los musicales de forma profesional. El teatro me encantaba, me llenaba de adrenalina, me hacía feliz, y por unas horas, olvidaba en qué parte del mundo estaba. Pasé la mayor parte de mi adolescencia entre música, luces, vestuarios, escenografías y mucho arte.

Cuando estaba en el último año de secundaria llegó esa gran pregunta a mi mente: ¿qué quiero hacer con mi vida? Tenía compañeros que se querían dedicar al arte de forma profesional pero yo no estaba segura en ser un artista toda mi vida, pues siempre fui muy honesta conmigo misma y sabia que hay miles de personas mejores que yo que pueden hacer un trabajo increíble. Yo tengo otros dones.

Estaba en medio de una producción en la Navidad del 2013. Les cuento que es muy común en República Dominicana el repetir vestuarios producciones tras producciones hasta que básicamente desaparezcan. Principalmente cuando estos son vestuarios de época o muy costosos. Se encontraba una joven Camila de 17 años preparándose para una función, cuando al dorso de sus botas ve una etiqueta de alguien que alguna vez utilizó estos mismos zapatos: Nuryn.

En el 2019, una Camila totalmente diferente emprende una aventura al comenzar los trámites de su primer musical: El Vigésimo Quinto Concurso Anual de Ortografía del Condado de Putnam, El Musical. En mi equipo estaban los mejores profesionales que pude encontrar. Un trabajoso de este tamaño no lo puede hacer una persona, se necesitan un millón de personas que duraré toda la vida para poder agradecerles, principalmente a mis amigas Estefanía, Claudette, Alejandra y Jennifer que se sentaron en el piso a comer pizza conmigo solo para poderme ver cumplir mi sueño.

El primer paso para hacer un musical es pensar cuál musical quieres hacer. Lo importante es unir los recursos económicos y humanos que tienes en ese momento. Se mezclan lo comercial con los gustos personales. Lo más importante es elegir una historia que NECESITAS contar. No hacer algo por hacerlo, porque al final esto es arte. Luego de elegir el musical tienes que reclamar los derechos. Dependiendo de la casa productora los derechos se consiguen de diferentes formas, pero a todos se le paga una licencia que te da permiso de hacer ciertas adaptaciones. Este proceso toma un tiempo porque necesitan aprobarte el permiso del material.

Un gran consejo luego de elegir el musical es comenzar el proceso de casting. Siempre recuerda que cada personaje tiene su historia, y aquí comienza mi parte favorita que es unir el talento humano con el material. Este proceso para mí es el más importante porque un elenco bien casteado define todo. Siempre estaré infinitamente agradecida con mi elenco. Nueve personas que me dijeron que sí sin pensarlo dos veces y confiaron en mi talento así como yo confiaba en ellos. Vladi, Laura, Ignacio, Jorge, Guille, Rafa, Tania, Annabelle y Jovi, se los he dicho mil veces y se los seguiré diciendo, gracias por todo.

El mayor reto de producir arte en República Dominicana es contar con una fuerte ayuda económica. Tomando en cuenta que no solo hay que pagarles a los actores y músicos, también alquilar un teatro, luces, sonidos, vestuarios, escenografía, equipo de producción, utilería, material gastable, publicidad, y todo lo que conlleva. Así que comienza la misión de buscar patrocinio. Increíblemente el marketing artístico en el país está en pañales, así que ayudó mucho una propuesta audiovisual y la creación de un comercial de radio y tv. Este audiovisual fue hecho junto al equipo de Piragua Films que también les debo un millón de abrazos, y el mismo día hicimos la sesión de fotos. De esta forma el cliente sabe qué le estamos vendiendo.

El mayor enfoque de la campaña publicitaria la hicimos en formato digital. Con el comercial en las pantallas por toda la ciudad de nuestros patrocinadores y un fuerte impacto en las redes sociales. Honestamente, en República Dominicana la mejor publicidad es la del mismo público. Como dicen por ahí, el boca a boca es muy importante. Y más cuando es un musical con un nombre tan largo. Por eso cariñosamente se referían a ella como simplemente Spelling Bee.

Una comedia musical hecho por jóvenes talentosos hizo de que hablar, y por eso comenzamos el media tour para hacer llegar nuestro producto a los medios tradicionales. Sin dejar atrás la realización de una rueda de prensa que siempre es muy importante para los medios de arte y entretenimiento. Igual, muchísimas gracias a todos las personalidades de la prensa por recibirnos en sus programas y hacer eco de nuestras historias.

Al mismo tiempo comienzan los detalles de la producción, es decir, buscar los vestuarios, asegurarse de que toda la utilería este correcta, ayudar al equipo con todo lo que necesite, ensayar, ensayar y ensayar. Como este musical contaba con una orquesta en vivo dirigida por Hari Solano, hay que unir el mundo de la música con las voces, el cual estaba dirigido por Laura Virginia Pernas. Hari y Laura de verdad que se fajaron e hicieron un trabajo espectacular.

Un trabajo agotador que termina en la noche de estreno. Aunque en la mañana de estreno también fue estresante porque aún estaba imprimiendo los programas de mano en la Zona Colonial, así que realmente se termina como dos semanas después cuando descansé de todo. Ahora me pongo a pensar qué tanto trabajo para dos funciones es casi injusto. Pero que les digo, así es el arte en nuestro país, y este solamente es mi primer paso. No puedo irme sin agradecer a José Rafael Reyes quien me asesoró en este proceso desde el día uno y gracias a su experiencia pude sobrevivir en el intento, a mi familia que se convirtió en un call center diciéndole a todos que vayan a ver mi obra, y a Mr. Jorge que se autonombró co-productor por todo lo que se fajó, y yo siempre le daré su crédito. Igual a Elizabeth Lenhart por prestarnos su espacio para todos los ensayos, y darnos su apoyo en todo lo que necesitábamos.

Este musical se hizo con la ayuda de toooooodos mis amigos, los amigos de mis amigos, los enemigos de mis amigos, y todo el que forma parta de esta hermosa comunidad que sin ellos no hubiera sobrevivido. Les debo tanto a ellos y al público, que durante las dos funciones del 3 y 4 de agosto estuvimos SOLD OUT. Ni yo misma me lo creía que después de tanto trabajo fuimos un éxito. Spelling Bee es un musical que siempre recordaré, y espero que todos los que fueron a verlo o que formaron parte de él también. También gracias a todos los voluntarios que concursaron en el musical, a Alan, Cristian y Beatriz que nos dieron la mano en todo lo que necesitábamos, y muchísimas gracias a todos los que me han dicho que les gustó. Una vez leí que un musical es exitoso si alguien del público lo considera, así que espero que lo fue.

¿Tengo planes de otro musical? Creo que la pandemia nos enseñó a que nada está planeado. Tal vez en los próximos años no, pero sí tengo una historia en mente que quiero contar, y espero algún día tener la oportunidad de hacerlo. Todavía me hago la pregunta de qué quiero hacer con mi vida, pero por ahora me enfoco en conocer el mundo.

Entradas relacionadas

Dejar un comentario